miércoles, 11 de enero de 2012

Peligros de la exposición al gas radón

El radón es un gas radiactivo, como resultado de la descomposición del uranio, que se encuentra en el suelo. Este gas es insípido, inodoro e incoloro que puede encontrarse en diferentes concentraciones en cualquier lugar, ya que emana del suelo y sube hasta mezclarse con el aire que respiramos. El radón puede penetrar en una residencia desde los cimientos hasta formar concentraciones que pueden llegar a ser peligrosas para la salud.


Concentraciones peligrosas
Los niveles de concentración del radón son medidos en Bequerels/metro cúbico de aire (Bq/m3). La concentración que representa menor riesgo aceptable es de 40 Bq/m3, mientras que niveles superiores a 150 Bq/m3 pueden representar un riesgo de padecer cáncer del pulmón y este riesgo aumenta un 16% por cada 100 Bq/m3. Este problema de salud pública causa la muerte de miles de personas cada año. 




Por tal razón es imprescindible conocer si una vivienda está contaminada con este gas y corregir el problema. La contaminación radiactiva puede encontrarse en cualquier edificio, una vivienda, una escuela, lugares de trabajo u oficinas, por lo que la exposición al gas puede ocurrir en cualquier lugar, sin que nos demos cuenta.


Pulmones enfermos
con cáncer
El radón dentro del cuerpo humano
Ya que pasamos mucho tiempo en el interior de nuestras viviendas o lugares de trabajo o estudio, estamos expuestos a este gas. Cuando respiramos un aire contaminado con radón, las partículas radiactivas del gas quedan atrapadas en los pulmones. El radón puede entrar al organismo por ingestión de agua contaminada, particularmente si esta viene de pozos, aunque esto ocurre en menor grado. Estas partículas al descomponerse emiten radiaciones en forma de energía que van dañando los tejidos del pulmón hasta causar la enfermedad del cáncer. Este riesgo aumenta grandemente si también se es fumador. En los Estados Unidos la contaminación por radón es la segunda causa de cáncer pulmonar, así como en muchos países europeos.


Detectores de gas radón


¿Cómo detectar el radón en su vivienda?
Para detectar si su vivienda está expuesta a este gas existen pruebas aprobadas por las Agencias de Protección Ambiental. Puede contratar a una persona cualificada y certificada por esta agencia o hacer la prueba usted mismo. Se pueden conseguir pruebas en ferreterías u otras tiendas, pero siempre atento a que estén aprobadas por estas agencias. De esta manera usted puede tomar las medidas necesarias en caso de contaminación.

Existen dos tipos de prueba: uno de corta duración que consiste en poner unos detectores en un periodo entre 2 y 90 días; y uno de larga duración en el cual los detectores permanecen en la vivienda de 90 días a un año. Si usted hace la prueba, solo tiene que seguir las instrucciones del paquete.

Movimiento del radón
El problema de altos niveles de radón tiene solución
Si al hacer la prueba, detecta que su vivienda está contaminada con este gas, puede solucionarlo de maneras sencillas, claro, esto dependerá de las condiciones de su vivienda y del tipo de construcción. Lo ideal es contratar a un personal especializado para que corrija los defectos que tiene su vivienda y eliminar los riesgos de padecer un cáncer pulmonar. La persona debe saber lo que hace y cuál sería la mejor manera de solucionarlo.
El cáncer del pulmón por exposición a altos niveles de radón puede evitarse con solo tomar las medidas necesarias para detectar las concentraciones de radón en su vivienda y solucionar el problema. El cáncer se desarrolla si la exposición a la contaminación es prolongada.


ARTICULOS RELACIONADOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...