jueves, 24 de noviembre de 2011

Día de dar gracias

El día de Acción de Gracias es un día tradicional surgido en los Estados Unidos. Este día está relacionado a la llegada de colonos ingleses al Nuevo Mundo. Cuando llegan los primeros colonizadores en noviembre del 1620, en lo que actualmente es Massachusetts, fue en época de frío, un invierno crudo se acercaba y no estaban preparados para ello. La mitad de los colonos murió y el resto sobrevivió gracias a la ayuda de los indios nativos del lugar. Un año más tarde, cuando ya estaban mejor establecidos y habiendo logrado sus primeras cosechas, el gobernador proclamó un “día para dar gracias a Dios” y compartir ese agradecimiento con los indios que les salvaron la vida.

En algunos países, Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá, se ha vuelto una tradición celebrar el Día de Acción de Gracias. Este es un día de reunión familiar. En el mismo se comparte una cena con el pavo como plato principal y otros alimentos de acuerdo a la tradición del lugar. Al inicio de la cena se hace una oración dando gracias por las bendiciones obtenidas, por todas las cosas buenas que han llegado a nuestra vida y por lo afortunados que somos. Pero creo también que debemos dar gracias por las cosas que no necesitamos en nuestra vida.

No necesitamos
No necesitamos tener que cruzar un río crecido, como lo hacen estos niños vietnamitas para llegar a su escuela. Esto ocurre en el distrito de Minh Hoa, en la provincia de Quang Binh. Todos los pobladores del lugar tienen que hacer lo mismo para llegar al otro pueblo, ya que las autoridades dicen no tener el dinero suficiente para construir un puente. Mientras tanto, los niños con tal de tener la oportunidad de una educación arriesgan su vida.


No necesitamos tener que tomar la decisión de abandonar a un hijo para salvar a otro. Este fue el caso de una mujer somalí llamada Wardo Mohamud Yusuf, de 29 años, que llevaba dos semanas caminando hacia Kenia (Africa) huyendo de la hambruna de su país. Llevaba con ella a sus dos hijos, uno de 4 años y el otro de 12 meses. En el camino su hijo de 4 años se desmayó, trato de reanimarlo con la poca agua que tenía, pidió ayuda a otros que como ella estaban en la misma situación, pero no logró nada. Su hijo quedó atrás, sin oportunidad de sobrevivir. Ella tomó la triste decisión de seguir adelante y salvar a su otro hijo. Nadie debería sentir esta impotencia; nadie debería tener que tomar una decisión como esa; nadie en este mundo, con los avances tecnológicos que tenemos, debería estar pasando por esto. Porque así como Wardo Mohamud Yusuf hay miles de personas que sufren lo mismo.


No necesitamos descuartizar a un elefante para poder comer. En Zimbawe el hambre también está matando a la gente. En el Parque Nacional de Gonarezhou, cuando los aldeanos se enteraron de que recién había muerto un elefente, llegaron por decenas con cuchillos, hachas, machetes o cualquier cosa con la que pudieran cortan un trozo del animal. Antes de las dos horas, ya del elefante solo quedaba el esqueleto, de un animal de unas 6 toneladas de peso. A las 24 horas, el único rastro del animal era una mancha de sangre, ya que hasta los huesos se llevaron para preparar sopas con ellos.




No necesitamos perder a un ser amado para darnos cuenta de lo mucho que lo amamos. Ese es el caso de mucha gente, pierden al amor de su vida, a ese ser que es su otra mitad, su complemento. Por eso no entiendo a mucha gente, que teniendo cerca a esa persona especial, a un hijo, un padre o un amigo, prefieren decirle a través de las redes sociales (Facebook, Twitter y otros) cuanto lo aman. Lo tienes a tu lado, dale un abrazo y dile cuanto lo amas. Es un asunto entre ustedes, no entre tu y el mundo.  



Dar gracias a Dios no es cosa de un solo día, sino de todos los días, pero cuando se dé gracias, no es solo por las bendiciones que tenemos, sino por lo que no necesitamos en nuestra vida.



domingo, 20 de noviembre de 2011

Control de la natalidad en el mundo animal

La naturaleza con su sabiduría ha dotado a algunas especies de animales con la capacidad de controlar la natalidad de sus crías. Esto cumple con un propósito, asegurar la supervivencia de la especie. No siempre el entorno en que vive un animal ofrece las condiciones adecuadas para el nacimiento de las nuevas crías: escasez de alimento, escasez de agua, sobrepoblación de la especie y otras circunstancias que limiten las posibilidades de supervivencia.

¿Cómo trabaja la naturaleza?
Cuando una pareja se aparea, el macho fecunda el huevo (óvulo), pero la hembra tiene la capacidad de retrasar la implantación del huevo en la matriz (útero). Esto permite controlar el desarrollo embrionario y retrasar el nacimiento de las crías a conveniencia, esperando el momento propicio para que las nuevas crías no carezcan de alimento, agua o protección.

Ualabí rupestre en su entorno
natural: las rocas
Ualabí rupestre (Orden Marsupialia)
Es un marsupial exclusivamente australiano muy parecido al canguro. Este animal puede reproducirse todo el año, pero solo tiene una cría a la vez. Teniendo su cría en el marsupio (bolsa), la hembra puede quedar embarazada, pero el embrión se queda en estado latente hasta que el marsupio es abandonado por la cría anterior. Si hay sequía o escasez de alimento, el embrión retrasa su desarrollo hasta que éstas condiciones cambien favorablemente. Cuando la madre no encuentra alimento, deja de producir leche, y abandona a la cría a su suerte.

Crías de tejón recién nacidas
Tejón (Orden Carnívora)
El tejón se aparea todo el año, aunque la fecundación del huevo ocurra en el verano, no es hasta diciembre que la hembra lo implanta en el útero, para que las crías nazcan en la primavera, época en la que el alimento es más abundante. El tejón puede tener hasta 4 crías que son amamantadas hasta las 8 semanas de vida, cuando ya pueden salir a buscar alimento, aunque no son destetadas totalmente hasta que cumplen las 32 semanas.

Murciélago enano o común
Murciélago enano (Orden Chiróptera)
Se aparea en septiembre, pero la esperma fertiliza los huevos
 en la primavera. Si la comida es escasa el desarrollo embrionario del murciélago puede detenerse y continuar nuevamente cuando el alimento abunda. Normalmente nace una cría después de un período de gestación de entre 44 a 50 días y es lactada por 30 a 40 días, aunque ya a las tres semanas de vida es capaz de volar.

Armadillo de 9 bandas o armadillo grande
Armadillo grande (Orden Edentata)
El apareamiento ocurre en el verano, pero la hembra 
implanta el huevo en el útero tres meses más tarde para que las crías nazcan en la primavera, después de 120 días de gestación. Un dato curioso es que éste único huevo se divide en cuatro partes, dando lugar a que nazcan 4 crías idénticas del mismo sexo. Las crías nacen con la piel blanda, que se endurece formando las placas córneas a las pocas semanas de vida.

Oso marino
Oso marino sudafricano (Orden Pinnipeda)
Estos animales marinos se aparean entre noviembre y diciembre, pero la hembra no implanta el huevo en la matriz hasta 5 meses más tarde. Después de 7 meses de gestación nace una sola cría un año después del apareamiento. La cría puede ser amamantada hasta el año, aunque ya a los tres o cuatro meses es capaz de buscar su alimento.

Nutria marina con su bebé
Nutria marina (orden Carnívora)
El período de apareamiento puede ocurrir durante todo el año, así como también el nacimiento de las crías. La hembra controla el desarrollo embrionario hasta cuando haya abundancia de alimento. Tiene un período de gestación entre 6 y 9 meses y normalmente tiene una sola cría que es amamantada hasta los 6 u 8 meses de vida.


Vea este video de nutrias marinas, 
muy tierno

Marta
Marta (Orden Carnívora)
Se aparea entre los meses de junio y agosto, y los huevos que han permanecido en el útero materno son fecundados cinco o seis meses más tarde. Llegada la primavera nacen de tres a cinco crías después de un período de gestación de tan solo un mes y son destetadas a las seis semanas de nacidas.

Armiño
Armiño (Orden Carnívora)
El apareamiento ocurre entre los meses de mayo y junio. El huevo fecundado se implanta en el útero 10 meses más tarde para que las crías, que pueden llegar a 5, nazcan en la primavera, cuando la comida es más abundante. El período de gestación del armiño es de 3 a 4 semanas. A las cinco semanas de vida son destetadas.

Como hemos visto en estas especies de animales, aunque son de distintas órdenes, todas tienen algo en común: la capacidad de controlar el nacimiento de sus crías a conveniencia.



ARTICULOS RELACIONADOS

domingo, 6 de noviembre de 2011

La reproducción asexual en los animales

Animales sésiles que se
reproducen asexualmente
Todos los seres vivos tienen la capacidad de producir nuevos individuos. Esa es una característica fundamental de los organismos para la continuidad de la especie y de la vida. Esta capacidad no es otra cosa que la biogénesis, o lo que comúnmente llamamos reproducción. Existen dos formas de reproducción: la sexual y la asexual. En este artículo se expondrá únicamente la reproducción asexual en los animales.

Tipos de reproducción asexual
La reproducción asexual ocurre sin la intervención de órganos sexuales especiales, produciéndose nuevos individuos a partir de un solo progenitor. En las plantas se presenta mediante la producción de esporas o bulbos. En los animales protistas, en gusanos poliquetos y planarias, y en animales sésiles acuáticos como los tunicados, cnidarios y esponjas la reproducción ocurre de distintas maneras.



Este tipo de reproducción puede llevarse a cabo por:
  • Escisión unicelular - un animal se divide en mitades generalmente iguales que se desarrollan hasta formar dos adultos idénticos al original. En este proceso de división primero se divide el núcleo y luego el citoplasma. Los esporozoos, como el Paramecio, llevan a cabo este tipo de reproducción.
Paramecio en proceso de división

  • Esporulación - en este caso el núcleo se divide varias veces y el citoplasma también. Cada pedazo de núcleo se lleva una porción del citoplasma. De cada división surge un nuevo individuo.
  • Gemación - en este tipo de reproducción los nuevos individuos nacen en forma de yema, adheridos al original, formando una colonia. Ejemplos de animales que se reproducen así son: los tunicados y cnidarios como la hidra.
Por gemación la hidra ha
creado un nuevo individuo.
  • Fragmentación - esta forma de reproducción es algo curiosa. El individuo original se divide en varias partes y de cada parte surge un individuo nuevo idéntico al original. Algunos animales en los que se da este proceso son los nemertinos (gusanos) y turbelarios (planarias o gusanos planos).
Nacimiento de una nueva estrella de mar por
el proceso de fragmentación
De este gusano partido en dos partes
surgirán dos gusanos iguales al original,
regenerando la parte faltante.
Nota: Aunque el video es en japonés  es muy explicito

Ventajas de la reproducción asexual
  • No necesita de una pareja para llevarse a cabo la reproducción.
  • No requieren de una madurez sexual que los animales más evolucionados si necesitan.
  • La reproducción puede ocurrir en cualquier momento.
  • Es un proceso simple y sencillo.
  • Se puede multiplicar la población rápidamente.
  • Un individuo tiene mayor oportunidad de supervivencia de la especie de quedar aislado.
Desventajas de la reproducción asexual
  • No hay un aporte genético de dos padres, por lo tanto el resultado es... copias iguales al original. Esto implica que no hay un aporte de información genética nueva para la evolución de los nuevos individuos.
Sea sexual o asexual la reproducción de los animales, es un proceso de importancia vital para su supervivencia.

viernes, 4 de noviembre de 2011

Simbiosis: una relación de cooperación animal

La simbiosis es la interrelación beneficiosa o parasítica entre especies animales diferentes. Los organismos envueltos en esta relación se conocen como simbiontes. Esta relación puede ocurrir de tres maneras diferentes: mutualismo, comensalismo, o parasitismo. La relación que se da en la vida de los animales de forma natural, puede ser de carácter temporal o permanente. Veremos algunos ejemplos.


Mutualismo
En esta relación ambos simbiontes se benefician, cada cual satisfaciendo las necesidades del otro. Vemos el caso de la anémona y el pez payaso. La anémona, aunque parece una planta, es un animal sésil. Esto quiere decir que se adhiere a algo y no se desprende de ello, prácticamente durante toda su vida. La relación que mantiene la anémona con el pez payaso es muy interesante y de mutua cooperación.


La anémona tiene unos tentáculos urticantes (que producen picor o escozor) con neurotoxinas paralizantes que utiliza para atrapar a pequeños animales. El pez payaso es inmune a esta toxina, por lo que puede interactual con la anémona. La relación que existe entre ambos es muy conveniente. El pez payaso protege a la anémona de peces que gustan comer de ellas, mientras la anémona protege al pez payaso de sus depredadores. El pez se esconde entre los tentáculos de la anémona haciendo imposible que lo capturen. Esta relación es bastante permanente.

Otro ejemplo de mutualismo lo vemos entre el búfalo cafre y el picabueyes. En esta relación de cooperación temporal el picabueyes se alimenta de las garrapatas que tiene el búfalo, mientras el búfalo es limpiado de estos insectos que le chupan la sangre y tanto le molestan.

Comensalismo
En este caso no necesariamente se benefician ambos simbiontes. Si es uno el beneficiado, el otro simbionte no recibe ningún daño. Esta relación se caracteriza en que el propósito de la misma es la obtención de alimento, y es de carácter temporera. Dos animales que han establecido una relación de este tipo es el ratel (mamífero) y el indicador (ave). Dos animales tan diferentes que han logrado una comunicación extraordinaria.


Al ratel le gusta la miel, mientras que al indicador le gustan las larvas de abeja y la cera. Cuando el indicador descubre un panal (colmena) de abejas, busca al ratel, y por indicaciones que solo ellos entienden, ¡maravillas de la naturaleza!, el ratel llega hasta la colmena. El ratel rompe la colmena en busca de la miel y el indicador se come su manjar... las larvas y la cera.

Parasitismo
En esta relación de parasitismo solo uno se beneficia de la interacción con el otro. El que se beneficia es llamado parásito, mientras el otro se conoce como hospedador. Existen dos tipos de parásitos: endoparásitos (viven dentro del hospedador) y ectoparásitos (viven fuera del hospedador). Si este parásito termina matando a su hospedador recibe el nombre de parasitoide, por lo que es una relación nada beneficiosa para el hospedador.
Mosca blanca: plaga
para la agricultura

Existe un himenóptero (es una orden de los insectos que incluye a hormigas, abejorros, abejas y avispas) que es un parasitoide de las moscas blancas. Cuando el himenóptero nace, la mosca blanca muere. Esta relación parasítica está siendo utilizada en la agricultura para el control de plagas.

Percebes en ballena





Otra relación parasítica es la de la ballena y el percebe. Aunque en ésta, el hospedador (la ballena) no es dañado. Los percebes son pequeños crustáceos sésiles que se adhieren a cualquier superficie. En este caso se adhieren a las ballenas, formando colonias. La conveniencia para el percebe de estar en la ballena es la movilidad que ésta le ofrece, aumentando sus posibilidades de adquirir alimento. En esta relación permanente, la ballena no obtiene ningún beneficio, al contrario, debe ser una molestia tener todas esas cosas pegadas al cuerpo.

En fin, la simbiosis es una herramienta que la naturaleza ha provisto, para que animales de diferentes especies se puedan beneficiar de la relación entre ellos. Aunque no siempre sea para el beneficio de ambos.


ARTICULOS RELACIONADOS

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...