domingo, 28 de agosto de 2011

Caballito de mar: un pez muy peculiar

El hipocampo, otro nombre con el que se conoce a este pez, es un animal de curiosas características no compartidas con otros peces. Nada en posición vertical, con su cabeza formando un ángulo recto con respecto al cuerpo. Se impulsa con una aleta dorsal que puede batir unas 35 veces por segundo. En lugar de una aleta caudal, tiene una cola prensil que le permite asirse a las plantas acuáticas, evitando ser arrastrado por las corrientes marinas. 

Sus ojos son parecidos al del camaleón, ya que giran independientemente uno del otro, permitiéndole buscar presas sin necesidad de moverse. Tiene un cuerpo acorazado, constituído por unos anillos óseos, haciéndolo poco deseado por los depredadores. Esta coraza no es un exoesqueleto, ya que tiene un esqueleto interno como todos los peces. Pero la característica más extraordinaria de este animal es que el macho tiene una bolsa marsupial para el desarrollo de la progenie.

Forma de vida
Agarrados a la vegetación
con su cola prensil
Los caballitos de mar pueden ser encontrados en aguas tropicales y templadas. Existen más de 40 especies con un amplio rango de tamaño: desde el caballito enano que mide 1 pulgada (2.54 cm) hasta una especie del Pacífico Oriental que mide 14 pulgadas (35.56 cm).

Hipocampo camuflado

Este pez, parecido a una pieza de ajedrez, es un animal muy voraz; constantemente devora pececillos y plancton (organismos microscópicos). Aunque es difícil su supervivencia en cautiverio, ya que sus necesidades alimenticias son extremas, al igual que los cuidados que requiere, puede tenerlos en su acuario si aprende como cuidarlos.

Para protegerse de los depredadores, el hipocampo utiliza el camuflaje como un mecanismo de defensa. Tiene la habilidad de cambiar al color de su entorno en cuestión de segundos.


El embarazo masculino del caballito de mar
Caballitos de mar en
acoplamiento
Los hipocampos se aparean todo el año durante la luna llena. Cuando ocurre el acoplamiento, la hembra desova (pone los huevos) en la bolsa ventral (abdominal) del macho. El macho los fecunda y los incuba. La pared de la bolsa se engrosa y se vasculariza, asemejándose a una placenta. En ésta se nutren los huevos con una secreción líquida especial que produce el macho.

Caballito de mar con su
vientre abultado por
gestación


Luego del período de gestación entre 14 a 42 días, eclosionan (salen de sus huevos) unas 50 crías, dependiendo de la especie. Aunque hay especies (como muestra el video al final del artículo) que pueden tener sobre 1,500 crías. Los recién nacidos son adultos en miniatura que miden aproximadamente unos 5 mm (0.2 pulgadas). Los recién nacidos son expulsados de la bolsa por las contracciones que experimenta el padre, liberando a las crías que nadan hacia la libertad e independencia.

Mientras los machos pasan por estos períodos de embarazo, las hembras compiten entre sí por los machos disponibles. 

En el video a continuación, podrá ver el nacimiento de los caballitos de mar. Muy interesante.



ARTICULOS RELACIONADOS

1 comentario:

  1. ¡Qué interesante! No sabía lo de los embarazos de los machos. Gracias por la información.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...