jueves, 11 de agosto de 2011

Canibalismo en el mundo animal

Los caníbales era una tribu de guerreros que acostumbraba comerse a sus enemigos capturados o matados en las batallas. Desde entonces cualquier animal que se come a otro de su propia especie se le llama caníbal. El canibalismo en los animales puede darse de forma activa o de forma pasiva. El canibalismo activo es cuando el animal caza a su presa para comerla, mientras en el pasivo el animal se alimenta de una presa ya muerta.



¿Por qué un animal se vuelve caníbal?
El canibalismo no es un comportamiento generalizado en el mundo animal, pero se han encontrado alrededor de 150 especies que muestran características caníbales en diversas circunstancias.

Canibal anfibio
Aunque la mayoría de los casos de canibalismo ocurre en especies inferiores como insectos, arácnidos, anfibios o crustáceos, se han encontrado casos de mamíferos superiores que practican este comportamiento. Un ejemplo de ello es el papión hamadrias (primate) que es capaz de matar las crías de otras parejas y comerlas con el propósito de proteger su propia progenie.

En el caso del león sus razones están relacionadas a la procreación. El período fértil de un león es relativamente corto, de unos tres años. La leona no está dispuesta a aparearse hasta que sus cachorros no se hayan independizado. Ante este cuadro, el león opta por matar a los cachorros y a los leones jóvenes para que la hembra pueda entrar en celo y ocurra el apareamiento. Dependiendo de las circunstancias, o de la abundancia o escasez de alimento, el león puede o no comerse a los cachorros.

Viuda negra
Otras razones para que una especie se vuelva caníbal es el exceso de población, la escasez de alimento, o para asegurar la supervivencia de los más fuertes. Se ha encontrado que en especies que existe una sobrepoblación, como por ejemplo en ratas o ratones, se comen a las crías porque el alimento comienza a escasear. Esta situación también ocurre en aves de rapiña y gaviotas, que ante la falta de alimento se comen los huevos o los polluelos de su propia especie. En algunas especies de anfibios, donde nacen muchos renacuajos, pueden comerse unos a otros garantizando así la supervivencia de algunos. El cocodrilo americano, ante la falta de alimento puede matar y comerse a un cocodrilo más débil y pequeño.

Caníbales pasivos
El caníbal pasivo no mata a los de su propia especie, pero sí son capaces de comérselos si el animal ya está muerto. Este es el caso de la hiena manchada y del cangrejo azul.

Canibalismo después del sexo
Canibalismo sexual en mantis
El canibalismo activo de la mantis religiosa es bastante conocido. La hembra de este insecto después de aparearse se come al macho, y se ha encontrado que esto ocurre porque ella no distingue entre si el macho es una presa o es uno de su propia especie. La hembra de la araña viuda negra, al igual que la mantis, se come al macho, si este no escapa después del apareamiento. Este comportamiento es conocido como canibalismo sexual.

El canibalismo entre animales, en la mayoría de los casos es  circunstancial, dependiente de diferentes factores como: una alta tasa reproductiva, exceso de población, escasez de alimento, presiones del ambiente, protección de la progenie, y en algunos casos hasta por muestras de poder y jerarquía. 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...