jueves, 1 de septiembre de 2011

Curiosidades de los sentidos: vista, oído, gusto y olfato

Cuando hablamos de sentidos, nos referimos a esos receptores de sensaciones que nos permiten ver, oler, gustar y oir. En este caso vamos a obviar el tacto. Cada sentido tiene un receptor con su respectivo nervio que transmite un mensaje al cerebro. Por lo tanto, el que ve, oye, huele y gusta, es el cerebro. Pero... ¿qué curiosidades encierran estos sentidos?


Los ojos
El ojo y sus músculos
  • ¿Por qué necesitamos dos ojos? El tener dos ojos nos permite ver los objetos con sus dimensiones: alto, ancho y profundidad.
  • El sentido de la vista está apoyado por seis músculos en el globo ocular que mueven el ojo. El estrabismo o lo que se conoce como una persona bizca, es causado cuando estos músculos no trabajan en equipo. Un músculo tira con más fuerza de un lado que del otro, causando que los ojos no estén alineados.
  • Los ojos funcionan como una cámara fotográfica pero más eficientemente, hace un enfoque automático y sabe la cantidad de luz indicada para ver un objeto.
  • El color del ojo está determinado por la cantidad de corpúsculos de color. Cuando hay muchos de éstos, el color del ojo es oscuro; mientras si hay pocos el color es azul.
  • La función de los párpados, las pestañas y las cejas es proteger al ojo del polvo y de pequeñas partículas.
  • Cuando algo entra al ojo las glándulas lagrimales comienzan a funcionar produciendo líquido, con el objetivo de limpiar el ojo.
  • ¿Por qué se goterea agua por la nariz cuando se llora? Porque los ojos tienen un desagüe que vacía parte de las lágrimas por la nariz.
El oído
Partes del oído
  • Un ruido lo suficientemente fuerte como una explosión o un disparo cerca del oído puede ocasionar sordera ya que los tímpanos pueden reventarse.
  • ¿Por qué se cierran los oídos en un túnel o en un avión? Hay un conducto llamado trompa de Eustaquio que atraviesa el hueso de la cabeza, desembocando en la garganta. Sobre este conducto hay una tapa pequeña en el final de la garganta, la cual normalmente está cerrada. Solo abre cuando se traga saliva o se bosteza. Cuando respiramos, entra aire a la trompa de Eustaquio llegando hasta el tímpano. Este aire mantiene una presión igual a la exterior, por lo que cuando la presión de aire del exterior del oído es superior a la interna, el tímpano es empujado hacia adentro cerrándolo o tapándolo. Cuando esto sucede conviene tragar varias veces o bostezar para destapar el oído.
  • En muchas ocasiones cuando nos resfriamos, nuestros oídos se congestionan, no permitiéndonos escuchar bien. Esto se debe a que las trompas de Eustaquio se obstruyen o se hinchan, por lo que el aire no puede atravesarlas y el tímpano no vibra bien.
El gusto
Receptores de sabor
de la lengua
  • Para disfrutar de una buena comida, es esencial tener buen olfato, ya que el olfato es lo que hace a una comida sabrosa. Lo que en realidad se percibe en la lengua, es el efecto producido por las sustancias químicas de la comida.
  • Através de la lengua sólo percibimos cuatro gustos: dulce, salado, agrio y amargo. Cada uno de ellos, tiene un área en particular en la lengua donde es más activa.
    • El dulce se percibe en la punta de la lengua.
    • El agrio en los lados y el frente de la lengua.
    • Lo salado se gusta en los laterales delanteros de la lengua.
    • Lo amargo en la parte posterior de la lengua.
El olfato
Receptores del olfato
  • El olfato nos permite disfrutar de las comidas, por tal razón, cuando tenemos la nariz congestionada los sabores no se distinguen igual y la comida sabe muy diferente.
  • ¿Por qué tenemos la sensación de habernos acostumbrado a un olor? Cuando percibimos un olor, al cabo de un rato ya no lo notamos. Esto se debe a que las células sensoriales se fatigan rápidamente ante un olor persistente, pero pueden detectar un olor nuevo inmediatamente.
  • El olfato es el sentido más perezoso (vago) de todos, se cansa y deja de trabajar más rápido que cualquier otro sentido.
  • El olfato al igual que el gusto, son guardianes de nuestro cuerpo, a través de ellos podemos darnos cuenta si hay humo, gases tóxicos o algún alimento dañado, alertándonos así de cualquier peligro.
Los sentidos son nuestro contacto con el mundo. Sin ellos sería muy difícil entender nuestro entorno y disfrutarlo plenamente.


ARTICULOS RELACIONADOS

3 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...