martes, 28 de mayo de 2013

La luz: un contaminante insospechado

Alguna vez se ha preguntado de qué manera nos puede afectar la luz artificial. Se ha percatado de cómo esa luz puede afectar el ambiente, la vida de los animales, de las plantas o nuestra propia vida. Ha pensado en los espectáculos naturales que nos ofrece el universo y que nos estamos perdiendo. Tal vez, la respuesta a estas interrogantes sea... NO, porque desde que nacemos estamos en un mundo iluminado, y ya es natural para nosostros, sin sospechar que esa luz está contaminando nuestro mundo.

Contaminación lumínica
Exceso de contaminación lumínica
El ser humano, que ha sido creado para utilizar el día para producir trabajo y la noche para descansar y recuperar sus energías, ha transformado la noche en un día artificial, sin pensar o percatarse de las consecuencias de esta excesiva iluminación llamada por los científicos, contaminación lumínica. Esta contaminación lumínica es tal, que en algunos países ni siquiera se pueden ver las estrellas que hay más allá en el universo, porque nuestra atmósfera está impregnada de una bruma de luz.

Mapa que muestra los lugares con contaminación lumínica. 

Esta excesiva iluminación en la vida nocturna no solo afecta al ser humano, sino también a los animales. Se ha estudiado cómo la contaminación lumínica afecta la reproducción, la migración y los procesos alimenticios de los animales, así como también las consecuencias de la misma en el ser humano. Existe una gran cantidad de especies de animales que por naturaleza son nocturnos y esta contaminación lumínica ha afectado su comportamiento, el cual en algunos casos los pone en riesgo de vida o de alterar su ciclo vital hasta ponerlos en peligro de extinción.

Efectos en los animales
El nacimiento de una tortuga 
El día artificial está obligando a las tortugas marinas a buscar playas oscuras para depositar sus huevos y cada vez encuentran menos playas óptimas para este proceso. Esto puede traer como consecuencia que el desove se haga más difícil para las tortugas y por lo tanto, tener crías, lo que llevaría a una reducción en la población de esta especie.

Los investigadores también han descubierto, entre muchos hallazgos, que las aves que cantan han alterado sus horarios de cantar, porque el día es demasiado largo, aunque sea artificialmente, lo que las mantiene confundidas. Otra consecuencia que ha traído esta contaminación a los animales nocturnos es que ya no se pueden exponer como antes debido a la iluminación, están más visibles, por lo que se han vuelto presas fáciles de sus depredadores, alterando así sus periodos de cacería y de alimentación.

Cisne de Berwick 
Otro fenómeno que han encontrado los científicos es lo que está ocurriendo con la población inglesa de cisnes de Berwick. Al día extenderse artificialmente, así también se extienden los periodos de alimentación de esta ave, por tal razón, los cisnes están acumulando grasa más rápidamente. Cuando los cisnes acumulan la grasa necesaria, emigran a Siberia, donde anidan y ponen sus crías. Debido a la contaminación lumínica, y los días artificialmente más largos, los cisnes están emigrando antes de tiempo, ya que han acumulado la grasa que necesitan para el viaje. Pero al llegar a Siberia se encuentran que las condiciones no son óptimas para ellas, poniéndolas en riesgo de morir, debido al clima.

En el caso de ranas y sapos que viven cerca de lugares muy iluminados, se ha visto afectado su comportamiento, especialmente su reproducción, ya que ha desequilibrado sus cánticos de apareamiento.

Efectos en los humanos
La contaminación lumínica se ha relacionado directamente con ciertos cánceres. Se ha encontrado que las mujeres que viven en vecindarios muy iluminados son más propensas a desarrollar cáncer de mamas. También se ha relacionado con el cáncer de la próstata. La contaminación lumínica afecta nuestro reloj biológico, los periodos de sueño pueden alterarse, no permitiendo descansar bien. Además de los efectos fisiológicos que esta contaminación nos pueda causar, nos estamos perdiendo de la belleza de ver un firmamento que nos ilumina naturalmente con las estrellas.

La imagen de la izquierda muestra como se ve el firmamento cuando no hay contaminación lumínica. Extraordinario... ¿verdad? Todo un espectáculo. Mientras la imagen de la derecha nos muestra como es el cielo nocturno en los lugares que están contaminados lumínicamente.


Es impresionante pensar que en muchos países, este tipo de contaminación es de tal grado que no puedan ver las estrellas. Es triste pensar como el hombre con su tecnología y sus inventos puede afectar tanto a la naturaleza, por lo que debemos pensar un poco antes de encender una luz innecesariamente. Tal vez falta mucho por estudiar con respecto a este tipo de contaminación por ser una contaminación que la gente no considera como tal, ya que no ve o percibe cómo le afecta, solo entiende que es necesaria para vivir de forma adecuada.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...