lunes, 16 de julio de 2012

El campo magnético se invierte

El campo magnético de la Tierra no es inmutable. A través de nuestras eras geológicas ha cambiado. Se ha descubierto que en el pasado, el Polo Norte sa ha movido y se ha localizado en el sur. ¿Por qué ocurre esto? Los científicos no tienen una respuesta clara a esta pregunta, pero aparentemente está ocurriendo nuevamente.



¿De dónde surge el campo magnético?
Aunque no se conoce muy bien como funciona el campo magnético, sí se conoce donde es creado... en el centro de la Tierra. El núcleo interno, sólido, de hierro y níquel está a unos 2,900 kilómetros de profundidad. Este núcleo está rodeado de un núcleo externo líquido, de hierro y níquel, que gira constantemente en torno al sólido. Este movimiento genera corrientes eléctricas, que mediante el efecto dínamo generan a su vez el magnetismo de la Tierra, convirtiéndola en un gigantesco imán.



¿Cómo saben los científicos que el Polo Norte se ha movido?
La prueba está en la lava volcánica. El óxido ferroso contenido en la lava se imanta. Esas partículas imantadas (magnetizadas) se orientan hacia el polo magnético como si fueran brújulas. Al enfriarse quedan como prueba de la localización del Polo Norte en ese momento geológico.

Bernard Brunhes, fue el físico y pionero del paleomagnetismo, que en el 1906 descubrió un escurrimiento volcánico que mostraba a las partículas imantadas orientadas hacia el sur. Este descubrimiento hizo pensar que el Polo Norte no es inmutable, que por alguna razón desconocida se mueve. En busca de más pruebas, se estudió el fondo oceánico, donde el magma se produce contínuamente, contribuyendo a la formación de las placas oceánicas. El magma oceánico mostró que las partículas imantadas mostraban direcciones opuestas cada ciertos periodos geológicos. Indicando con esto, la reversión geomagnética del Polo Norte pasando repetidas veces al sur.



¿Qué podría suceder si el Polo Norte cambia su orientación?
Se calcula que hace unos 780,000 años el Polo Norte se encontraba en el Polo Sur, y que el viaje solo duró unos cuantos meses. Los científicos encontraron que el Polo se movía unos cuantos grados por día, equivaliendo un grado a 111 kilómetros. Por lo que le tomó menos de 180 días para cambiar su posición, ya que solo tenía que moverse 180 grados para llegar al sur.

Cuando el campo magnético está estable, se muestra fuerte; pero cuando está en periodo de transición comienza a debilitarse. Es lo que está ocurriendo actualmente. La intensidad del campo magnético está disminuyendo constantemente. ¿Quiere decir esto, que existe la posibilidad que nuestra generación vea este fenómeno geomagnético? ¿Qué sucedería entonces?

Un cambio en el Polo Norte magnético podría tener algunas consecuencias: fallas en los instrumentos de navegación, perturbaciones en las comunicaciones de radio, cambios en las auroras boreales, que son manifestaciones de los campos magnéticos, y afectaría a los animales migratorios que utilizan el campo magnético para orientarse. De ocurrir un evento de esta naturaleza, ¿vendría acompañado por el caos? El tiempo dirá.


ARTICULOS RELACIONADOS

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...