viernes, 17 de febrero de 2012

El Sistema Solar: los planetas interiores

El Sistema Solar está dividido en planetas interiores y planetas exteriores, siendo dividido de esta forma por un cinturón de asteroides. Los planetas interiores que componen nuestro Sistema Solar, son llamados así porque son los más cercanos al sol. Estos son (desde el más cercano al más lejano): Mercurio, Venus, Tierra y Marte, aunque de la Tierra no se hablará en este artículo. Estos planetas tienen algo en común, son planetas de cuerpos sólidos, por lo que también son llamados planetas terrestres. 

Planetas interiores del Sistema Solar

Mercurio
Mercurio
Es el más cercano al sol y el más pequeño de los planetas interiores, tiene un diámetro de 4,879.4 Km. Es muy parecido a nuestra luna, con una superficie llena de cráteres, aunque con colinas y depresiones. Tiene acantilados de hasta 3 kilómetros de altura. La Cuenca de Carolis es un cráter formado por impacto de unos 1,550 kilómetros de diámetro. Este cráter es una de las mayores depresiones meteóricas del Sistema Solar. 

Aunque su núcleo es de hierro, tiene un campo magnético casi inexistente, ya que es muy débil. Su atmósfera es mayoritariamente de helio. Sus temperaturas máximas y mínimas oscilan entre los 430°C durante el día y -180°C durante la noche. El calor en Mercurio es 7 veces mayor que en la Tierra. 

Mercurio no tiene luna, y es un planeta muy veloz. Completa su viaje alrededor del sol (período de traslación) en 88 días terrestres. Curiosamente su día es casi tan largo (2/3 partes) como su año. El día (período de rotación) de Mercurio es de 58.7 días terrestres. Por ser un día tan largo, en el pasado se pensaba que este planeta no giraba sobre su propio eje, y que mostraba siempre la misma cara hacia el sol, como hace la luna con respecto a la Tierra.

Venus
Venus
Es el segundo planeta interior. Es el cuerpo más luminoso después del sol y la luna, tanto así, que puede verse a plena luz del día. Venus es muy parecido a la Tierra en tamaño (tiene un diámetro de 12,103.6 km), masa y forma, aunque tiene una rotación muy lenta. La rotación de Venus es retrógrada. Esto quiere decir que gira en dirección opuesta a la rotación de la mayoría de los planetas del sistema, exceptuando la rotación de Urano que también es retrógrada. Su período de rotación es de 243 días, o sea, un día de Venus tarda 243 días terrestres en completarse.  Es un día muy largo, de hecho, el más largo del sistema solar. Prácticamente 2.4 días hacen un año venusiano, ya que el período de traslación del planeta es de 583.9 días. 

Rotación retrógrada en comparación con la Tierra

Venus tiene una capa densa de nubes amarillas. Este color es debido a la composición de su atmósfera: 97% de dióxido de carbono, ácido sulfúrico y partículas de azufre y otros elementos en menor concentración. Esta composición causa en el planeta un efecto invernadero que provoca las temperaturas más elevadas del sistema, llegando a un promedio de 462°C. Venus no tiene luna, ni un campo magnético perceptible a pesar de su núcleo de hierro.

Marte
Marte con sus lunas
Es el más lejano de los planetas interiores y el más brillante después de Venus. Tiene un diámetro de 6,794.4 km. Su atmósfera presenta nubes y niebla, causada por la condensación y evaporación de agua. Esta agua forma casquetes de hielo en los polos que durante el verano se reducen. Se entiende que en el pasado, en el planeta Marte, existía un extenso sistema de ríos. Esto es así por la formación del gran cañon marciano, el Valles Marineris, que deja pequeñito a nuestro Gran Cañon del Colorado. 

Valles Marineris
La superficie de Marte muestra numerosos cráteres. Tiene zonas desérticas o áridas muy parecidas a las de la Tierra. En la corteza de Marte se observan fallas geológicas, siendo la más grande la Falla de África. Esta falla, que atraviesa el planeta, tiene una extensión de más de 4,000 km. En este planeta está el volcán más grande del Sistema Solar, el Olympus Mons (Monte Olimpo). Tiene una altura de 25 km. sobre la superficie de Marte. 

Olympus Mons
Marte tiene estaciones parecidas a las de la Tierra, aunque con mayor duración, ya que su año es de 687 días. Su período de rotación es muy cercano al de nuestro planeta, de 24.6 horas. Sus veranos son cortos y calurosos, mientras sus inviernos son largos y fríos. Como en la Tierra, en Marte también ocurren tormentas, en este caso de polvo. Estas tormentas pueden extenderse por todo el planeta. El polvo es rojizo por el contenido de óxido ferroso, dándole al planeta un matiz rosado al cielo. Por ésta razón, se le conoce como el planeta rojo. 

Marte no presenta un campo magnético perceptible. Tiene dos lunas, que al igual que el planeta, presentan numerosos cráteres. Estas lunas son Fobos y Deimos, ambas de forma irregular, que se piensa que fueron asteroides viajeros atrapados por el planeta. Fobos gira 3 veces diarias alrededor de Marte, y es la luna que más cerca queda de un planeta en el sistema. Deimos es la luna más pequeña del Sistema Solar.

2 comentarios:

  1. muy buenas imágenes y muy sencilla la explicación!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa es la idea del blog, que la información pueda ser comprendida en la medida en que se pueda explicar sencillamente.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...