lunes, 12 de enero de 2015

Conociendo el lupus: causas, síntomas, manifestaciones, tratamientos

Existe una idea algo generalizada de que el lupus es un tipo de cáncer. Esto no es correcto. El lupus es una enfermedad autoinmune que ataca al propio organismo causando una diversidad de síntomas que hacen difícil su tratamiento. La causa de esta enfermedad es desconocida, aunque se han establecido algunas teorías que tratan de explicar qué promueve la aparición del lupus. Por ser una enfermedad multisistémica el tratamiento es complicado, ya que los medicamentos deben combatir los distintos síntomas de la enfermedad. Por esta misma razón deben intervenir distintos especialistas para tratar a estos pacientes, aunque el especialista que trabaja más de cerca con ellos es el reumatólogo. Existen diferentes tipos de lupus que pueden afectar distintos tipos de órganos y con distintas manifestaciones. El lupus es una enfermedad que tiene dos etapas, una activa y una inactiva. Aunque esta enfermedad puede afectar la calidad de vida de los pacientes y tener complicaciones graves, si se trabaja activamente con ella, se puede tener una vida normal y duradera.

¿Qué es el lupus?
El lupus es una enfermedad autoinmune. Esto quiere decir que el sistema inmunológico produce anticuerpos que ataca a las células y tejidos sanos del propio cuerpo. Además de afectar a las articulaciones y a los músculos, puede dañar la piel y casi todos los órganos: riñones, corazón, pulmones, vasos sanguíneos y el cerebro. Es una enfermedad crónica, esto significa que los signos y síntomas tienden a durar más de seis semanas y a menudo durante muchos años. Puede causar inflamación, dolor e hinchazón. La enfermedad se desarrolla en dos fases, una activa y otra de remisión (la enfermedad se apacigua o se desactiva). Los periodos activos varían de leves a graves.

Esta enfermedad es conocida como “enfermedad de mujeres”, porque las mujeres son las más afectadas, aunque a muchos hombres también les ocurre. Puede afectar a cualquier edad, aunque es más frecuente entre los 20 a 40 años de edad. Los síntomas de la enfermedad son los mismos en hombres y en mujeres. Se ha encontrado que los síntomas son más fuertes antes y después de los periodos menstruales y/o durante el embarazo, por lo que apoya la creencia que las hormonas, particularmente los estrógenos, pueden jugar un papel importante en el desarrollo de la enfermedad. Esta es una enfermedad para toda la vida y no es contagiosa.


Causas del lupus
Las causas del lupus son desconocidas. Aunque no se sabe a ciencia cierta que causa esta enfermedad, se han formulado hipótesis que la relacionan con predisposición genética (es conocido que el Lupus se presenta en miembros de una misma familia), con factores ambientales y hasta con la exposición a la luz solar. Se ha encontrado que el uso de pastillas anticonceptivas ha acelerado la aparición de la enfermedad en mujeres genéticamente predispuestas, por lo que se entiende que el estrógeno puede ser un causante de la enfermedad. Los factores ambientales que pueden causar la enfermedad son: infecciones, antibióticos, algunos medicamentos y hormonas, el exceso de estrés y la luz ultravioleta. En algunos pacientes con lupus se ha encontrado fotosensibilidad a la luz ultravioleta.

Mecanismo del lupus
El sistema inmunológico es el sistema de defensa del organismo, produce anticuerpos que atacan gérmenes extraños y cánceres con el fin de proteger el cuerpo. El lupus impide que el sistema inmunológico haga su trabajo. En lugar de producir anticuerpos protectores, produce anticuerpos que atacan al propio cuerpo. El ataque al cuerpo continúa y otras células del sistema inmunológico se unen al ataque. Esto ocasiona inflamaciones y formación de vasos sanguíneos anormales, de esta forma siguen su ataque en las células de los órganos, dañandolos. Aún no se conoce por qué se detona este mecanismo.

¿Cuales son los síntomas del lupus?
Los síntomas del lupus pueden aparecer y desaparecer, variando de una persona a otra. Cuando aparecen se llaman brotes y varían de moderados a fuertes, trayendo en algunos momentos nuevos síntomas. Estos pueden afectar cualquier parte del organismo, la mayoría de las personas presentan síntomas solamente en algunos órganos. El lupus es multisistémico por lo que puede imitar otras enfermedades. Las personas con lupus suelen presentar características que no son específicas del lupus. Por tal razón necesitan visitar diferentes médicos que traten las diferentes manifestaciones de la enfermedad, aunque el reumatólogo es el especialista principal del lupus.


Los síntomas más comunes de esta enfermedad son: dolor o inflamación de las articulaciones, dolor de los músculos, fiebre inexplicable, fatiga, pérdida de peso inexplicable, ardor o dolor de estómago, pérdida de cabello, sarpullido enrojecido, más a menudo en la cara (mejillas y nariz, formando una mariposa), dolor de pecho al respirar profundamente, sensibilidad al sol, hinchazón en las piernas o alrededor de los ojos, mala circulación en los dedos de las manos y los pies, úlceras en la boca y otros. También presenta unos síntomas menos frecuentes que son: anemia, dolor de cabeza, mareos, sentimientos de tristeza, confusión y convulsiones. Cuando afecta al cerebro, puede afectar al sistema nervioso ocasionando dolores de cabeza, depresiones o situaciones de hiperactividad.

El lupus puede causar complicaciones, aún cuando no está activo. Algunas de estas complicaciones pueden ser fatales. Uno de estos problemas es la aterosclerosis (obstrucción de las arterias) que aumenta el riesgo de ataques cardíacos, insuficiencia cardíaca y accidentes cerebrovasculares. El lupus también puede ocasionar una enfermedad renal, la cual, a su vez, puede derivar en una insuficiencia renal que requiera someterse a diálisis. Es importante ayudar a prevenir estos graves problemas cuando los primeros síntomas aparecen. También es importante tener un estilo de vida tan activo como sea posible.

Tipos de lupus
Existen varios tipos de lupus:
  • Lupus eritematoso sistémico - es el más común de todos y afecta a muchas partes del cuerpo: la piel, articulaciones, pulmones, sangre, vasos sanguíneos, corazón, riñones, hígado, cerebro y sistema nervioso.
  • Lupus eritematoso discoide—causa un sarpullido en la piel que es difícil de curar. Solo afecta a la piel, no a los órganos internos del cuerpo.
  • Lupus eritematoso cutáneo subagudo—causa llagas en las partes del cuerpo que están expuestas al sol
  • Lupus secundario—causado por el uso de algunos medicamentos. Los síntomas desaparecen en pocas semanas o meses al interrumpir el tratamiento.
  • Lupus neonatal—un tipo raro de lupus que afecta a los bebés recién nacidos.
¿Cómo se diagnostica el lupus?
Es difícil diagnosticar el lupus porque no existe una prueba específica para diagnosticarlo. El diagnóstico se basa principalmente en los síntomas y en un análisis de sangre que puede detectar anticuerpos antinucleares, que se encuentran en los pacientes de lupus. Sin embargo, estos anticuerpos se manifiestan también en otras enfermedades, y no todas las personas que padecen esta enfermedad tienen tales anticuerpos.

¿Cuál es el tratamiento para el lupus?
No hay cura para el lupus. El tratamiento de la enfermedad se llevará a cabo de acuerdo al órgano que afecte, por lo que no hay un tratamiento definitivo. Cada tratamiento tiene riesgos y beneficios. La mayoría de los medicamentos inmunosupresores, por ejemplo, pueden causar efectos secundarios importantes. Los diferentes síntomas del lupus deberán ser tratados por varios tipos de especialistas, según la necesidad. Los corticoides se consideran el tratamiento básico puesto que todos los afectados en un momento u otro los toman. El tratamiento para el lupus debe estar dirigido a prevenir los brotes, a tratar los brotes cuando ocurren y a reducir el daño a los órganos y otros problemas. Además de los medicamentos para el lupus, pueden ser necesitados otros medicamentos para tratar los problemas relacionados con la enfermedad.

También es importante encontrar maneras de lidiar con el estrés provocado por el lupus. La alimentación debe de ser completa, sana y equilibrada. No hay ningún alimento perjudicial para el paciente, excepto cuando haya otras enfermedades que requieran algún tipo de dietas. El ejercicio y otras formas de relajamiento pueden hacer más fácil el lidiar con la enfermedad. Es muy importante aprender más acerca del lupus y participar activamente en su tratamiento para lograr un buen estado de salud. En las mujeres con lupus, el embarazo se considera de alto riesgo; sin embargo la mayoría de estas mujeres tienen embarazos sin complicaciones y el bebé nace sano.

Es importante hacerse exámenes de salud y análisis de laboratorio frecuentes y exhaustivos a fin de realizar el seguimiento de sus síntomas y cambiar su tratamiento cuando sea necesario. El tratamiento del lupus ha mejorado, y las personas que padecen esta enfermedad viven más tiempo. Sin embargo, sigue siendo una enfermedad crónica que puede limitar las actividades y la calidad de vida de una persona, aunque las personas con lupus pueden tener una vida normal. 

2 comentarios:

  1. GRACIAS POR LA INFORMACION SOBRE EL LUPUS HA SIDO DE MUCHA AYUDA PARA MUCHOS. LES FEICITAMOS CONTINUEN ASI.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...