lunes, 15 de septiembre de 2014

El Géiser Fly: un paisaje surrealista

El hombre propone y la naturaleza hace lo que le place. Este es el caso del Géiser Fly, localizado en el desierto Black Rock en el estado de Nevada (EEUU). Este paisaje surrealista no surgió exactamente de forma natural, la intervención humana aportó su granito. Les explico. En el 1916 los lugareños, con la intención de encontrar agua para la agricultura y abastecer el ganado, realizaron perforaciones de pozos. ¿Qué encontraron? Para su sorpresa, lo que brotó del pozo fue una fuente de aguas termales con temperaturas de unos 200º C. Por no serle útil en esos momentos, deciden taparlo. Décadas más tarde, para los años 60, queriendo estudiar las propiedades geotérmicas del lugar, abren nuevamente los pozos. En este momento, la naturaleza se adueñó de la situación. Desde entonces, surgieron varios salideros que no han dejado de surtir agua.

Lo curioso del géiser es la forma que ha adquirido a través de los años y la gama de colores que presenta. La acumulación de sedimentos de carbonáto cálcico ha contribuído en su formación, pero la coloración con sus tonos verdes, rojizos y anaranjados son el resultado, según los expertos, de las algas termófilas que los cubren. A su alrededor se han formado charcos de aguas termales, para complementar este hermoso paisaje. Lamentablemente, para los amantes de las creaciones de la naturaleza, el lugar no tiene fácil acceso, es una propiedad privada, por lo que se requeriría un permiso de los dueños. Aquí les dejo algunas fotos de esta maravillosa creación.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...