jueves, 2 de agosto de 2012

El veneno de las serpientes

Las serpientes son de los animales más temidos del mundo, tanto por los seres humanos como por otros animales.  A pesar de esto, son criaturas que causan fascinación.  Las serpientes son reptiles largos y delgados sin extremidades, que pueden adaptar su cuerpo a toda clase de curvas, ya que su espina dorsal consta de cientos de articulaciones flexibles que le permiten torcerse sin dislocarse. 

Su cuerpo está cubierto de escamas y protegido por una delgada piel transparente.  Esta piel es mudada varias veces al año porque se pone tan dura y tirante que a las serpientes se les dificulta respirar.

Existen muchas especies de serpientes, unas inofensivas, otras no tanto.  Las venenosas son muy temidas por su capacidad de matar en poco tiempo a sus presas, cuando inyectan su letal veneno.  Veneno que fluye a través de dos largos, curvos y huecos colmillos localizados en la mandíbula superior.

Víbora europea
Víbora europea
Esta tímida serpiente que puede alcanzar hasta unos 30 pulgadas de longitud es la más extendida en Europa, adaptada a cualquier hábitat, desde dunas hasta bosques. Vive muy bien en climas fríos, a diferencia de la mayoría de los reptiles. La víbora europea se alimenta de roedores, lagartos y ranas que detecta por su olor o por las vibraciones del suelo. Ataca fulminantemente a su presa hincándole sus colmillos para inyectarle el veneno. La presa puede huir por algunos minutos hasta que el veneno hace su efecto. La serpiente la alcanza y la engulle entera comenzando por la cabeza. El veneno de la víbora europea rara vez es mortal para el ser humano, aunque puede causar vómitos y diarreas.

Víbora bufadora
Víbora bufadora
Temible serpiente africana que al sentirse amenazada, se hincha y bufa ruidosamente avisando el ataque, que en la mayoría de los casos es mortal, incluso para el ser humano. Esta víbora puede producir de 100 a 350 miligramos de veneno. Solo 100 son necesarios para matar a una persona, por lo que ha causado muchas muertes en África. La bufadora puede permanecer inmóvil durante horas esperando que la presa esté a su alcance, entonces ataca. Si la presa es pequeña no le inyecta el veneno, solo la atrapa y la come viva. Cuando la presa es más grande, le inyecta el veneno, la persigue hasta que muere y se la traga entera. Los colmillos de esta serpiente se pliegan hacia atrás mientras traga sus presas. El potente veneno de la víbora bufadora causa ardor, hinchazón y ampollas en el área de inoculación, luego de estos primeros síntomas puede ocurrir un paro cardíaco o paro renal.

Crótalo mudo
Crótalo mudo
Con su gran tamaño, de hasta 12 pies de longitud, es la serpiente venenosa más grande de Ámerica. Habita en climas cálidos y húmedos de las selvas y bosques de América del Sur. Se alimenta de pequeños mamíferos, los cuales detecta mediante unas fosetas sensoriales localizadas entre los ojos y las fosas nasales. Estas fosetas perciben el calor corporal de otros animales. Cuando esto ocurre el crótalo asume una posición en forma de S para atacar, haciéndolo a gran velocidad y precisión. Inyecta una gran cantidad de veneno en la presa causándole un ataque cardíaco masivo, ya que afecta los vasos sanguíneos de la víctima. Luego la traga entera. A pesar de ser tan venenosa, no se han reportado muchos casos de seres humanos atacados por esta serpiente.

Mocasín acuático
Mocasín acuático
Es la serpiente venenosa más grande de los Estados Unidos. Puede llegar a medir hasta 6 pies de largo. El cuerpo musculoso del mocasín se alimenta de aves, caimanes, mamíferos, tortugas y otras serpientes, además de carroña, siendo una de las pocas serpientes carroñeras. Para localizar a sus presas el mocasín utiliza la lengua bífida para percibir los olores y las fosetas sensoriales que detectan el calor corporal. Cuando ataca, si la presa es pequeña, le clava los colmillos, le inyecta el veneno y la sujeta firmemente hasta que muere. Si la presa es grande, la muerde y se aleja, esperando que el veneno haga su trabajo. Luego la engulle completa, dislocando sus mandíbulas. El veneno del mocasín contiene enzimas que disuelven el tejido animal y ayudan a digerirlo. Además, para el ser humano tiene efectos médicos beneficiosos y es utilizado para tratar enfermedades. El veneno destruye los glóbulos rojos y coagula la sangre.

Mapanare
Mapanare
Alcanzando hasta los 8 pies de largo, la mapanare es considerada la serpiente más peligrosa de Ámerica Central y Ámerica del Sur. Ha causado más muertes de seres humanos que cualquier otro reptil en Ámerica. Al igual que otras víboras, posee dos fosas sensitivas al calor corporal que emiten los animales de sangre caliente. Para atacar asume una posición en forma de S y a la velocidad de un rayo inyecta el veneno. Es tan rápida en su ataque que es difícil ver cuando se mueve, ya que regresa a su posición defensiva. Luego de inyectarle el veneno a la presa, espera a que muera y se la come entera. El veneno de la mapanare es tan letal que para matar a un ser humano solo se necesita 0.002 onzas, aunque puede producir hasta 0.011 por dosis. Unas glándulas a ambos lados de la cabeza producen el letal veneno.

Cobra real
Cobra real
La temible cobra real es responsable de miles de muertes al año en Asia meridional. Es la más grande de todas las serpientes venenosas, alcanzando hasta unos 18 pies de longitud. En una posición defensiva puede levantar el tercio delantero de su cuerpo, llegando a superar la altura de un ser humano. Aunque es muy abundante en las selvas asiáticas, esta sigilosa serpiente evita los enfrentamientos y huye ante los fuertes ruidos.

Su alimentación consiste de lagartos y serpientes, algunas más grandes que ella como la pitón y hasta otras cobras, siendo una de las pocas serpientes que se come a sus congéneres. Luego de inyectar su potente veneno, comienza a engullirla mientras todavía agoniza. Gracias a los huesos de su mandíbula, los cuales están separados, la cobra real puede engullir animales más gruesos que su cabeza y su piel se expande para alojar el volumen de la presa. El letal veneno de la cobra real afecta el sistema nervioso, y la víctima puede morir luego de sufrir dolores, mareos y pérdida de visión.

Coralillo
Coralillo
La coralillo puede llagar a medir unos 2 pies y medio y se encuentra desde Ámerica del Norte hasta Ámerica del Sur. Esta llamativa y colorida (es blanca, negra, roja y amarilla) serpiente se alimenta de otras serpientes, aunque puede comer pequeños animales también. Aunque su veneno es mortal, la coralillo debe morder varias veces a su presa debido a que sus colmillos son cortos. El veneno de la serpiente afecta el sistema nervioso y actúa rápidamente, por lo que se le conoce como la serpiente del minuto, porque el veneno mata en un minuto, aunque esto ocurre si la víctima es pequeña.

Mamba negra
Mamba negra
Esta serpiente africana es la más rápida del mundo. Puede moverse a unas 15 millas por hora y atacar con mucha rapidez y precisión. Su veneno es tan letal que la convierten en la serpiente más peligrosa de África. Su longitud máxima es de 13 pies y puede levantar su parte anterior hasta 3 pies de altura en posición de ataque. Cuando ataca, inyecta un veneno neurotóxico que afecta el sistema nervioso. El efecto es muy rápido y la víctima muere por asfixia. Además contiene enzimas que comienzan a digerir a la presa. Este veneno es utilizado en investigaciones médicas. 

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...