viernes, 25 de octubre de 2013

Investigaciones médicas con seres humanos y la Declaración de Helsinki

La investigación médica y científica es necesaria para el conocimiento y el avance en cuestiones de salud. Pero para que esto sea posible, se juega con la vida de seres humanos y en algunos casos de animales. Es por esta razón que en la Declaración de Helsinki sobre las investigaciones médicas en seres humanos se intenta regular y establecer unos principios éticos y de procedimientos que garanticen la seguridad, integridad y salud de las personas sometidas a investigación, siendo su principio básico, el respeto por el ser y la vida humana.

Las investigaciones realizadas en seres humanos pueden verse afectadas por investigadores inescrupulosos que no les interesa la salud o bienestar de las personas, solo buscan sus propios intereses en sus investigaciones. Existen investigadores que dejan a un lado la ética y los principios que juraron seguir.

Tipos de investigación
Investigación invasiva
Hay distintos tipos de investigación médica, unas trabajan directamente con las personas y otras de forma indirecta. Cuando es de forma indirecta, el riesgo al que se somete a una persona es mínimo, ya sea utilizando fluídos o material del cuerpo. Esta investigación no es tan invasiva como la investigación directa. En ésta se somete a las personas al uso de medicamentos, terapias o procedimientos que puedan afectar física o psicológicamente a una persona. Este tipo de investigación es de alto riesgo por lo que llevarla a cabo con
Investigación no invasiva
responsabilidad, seriedad y ética es muy importante. Sobre todo, cuando se trata de personas que no están cabalmente capacitadas para tomar decisiones o no se les explica los riesgos o las consecuencias de forma clara para tomar una decisión acertada.

Bases éticas de la investigación
Las bases éticas establecidas en la Declaración de Helsinki son necesarias para proteger a las personas y a los animales envueltos en investigaciones biomédicas. En esta declaración se intenta establecer cómo llevar a cabo las investigaciones, regular el uso de placebos, proteger poblaciones vulnerables a una investigación irresponsable y abusiva como ocurriría en países tercermundistas, o con el uso de animales que por su condición de animales no pueden protegerse ellos mismos. También es importante establecer costos, eficiencia, eficacia en los resultados de la investigación.


Una investigación seria debe pasar por unos procesos protocolarios, en los cuales si es necesario, pedir la autorización de un comité evaluador independiente a la investigación que apruebe dicha investigación. Este comité estudiará el caso y podrá hacer recomendaciones. Este proceso debería ser pasado para todas las investigaciones, porque de esta forma se garantizaría una investigación responsable, que cumpla con todas las regulaciones, aspectos legales y humanos. Las investigaciones no deben ser realizadas por meros intereses financieros de los investigadores, sino por el genuino interés de mejorar la salud de los seres humanos.

Propósitos de la investigación biomédica
El uso de animales puede
llegar a ser cruel, lo que
no debe permitirse
Una investigación biomédica siempre debe tener el propósito de conocer las enfermedades, de cómo prevenirlas, y curarlas. Aunque para muchas personas el uso de animales y seres humanos para las investigaciones es cruel, inhumano o hasta morboso, es necesario. Sin estas investigaciones, no sería posible el uso de nuevos medicamentos, nuevas terapias, o nuevos procedimientos que sin ellos pondrían en riesgo la salud y el bienestar de una persona. Claro está, estas investigaciones deben estar basadas en que la misma beneficiará al investigado, aunque siempre existe la posibilidad de error y riesgo, se entiende que el propósito fue bueno, no de experimentar por experimentar.

Los investigadores deben estar de acuerdo con los principios que se establecen en la Declaración de Helsinki, incluso aportar a la reglamentación de las investigaciones, porque cada cual se puede enfrentar a situaciones que aporten algo nuevo a esa declaración de ética que los debe guiar. La Declaración de Kelsinki es una guía de principios éticos que los investigadores deben seguir cuando experimentan con seres humanos. Fue promulgada por primera vez en el 1964 en Helsinki, Finlandia.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...